Endodoncia rotatoria avanzada

El tratamiento endodóncico consiste en retirar el tejido infectado o dañado del interior de una pieza dentaria. Este tejido, llamado pulpa, contiene nervios y vasos sanguíneos.

Las causas más frecuentes del deterioro de la pulpa dental pueden ser una caries profunda, un traumatismo dentario, un empaste roto o la enfermedad periodontal, conocida vulgarmente como piorrea.

La endodoncia rotatoria avanzada es una novedosa técnica de instrumentación mecanizada que se realiza con un tipo de limas especiales de níquel-titanio. El auge del níquel-titanio surgió en la década de los sesenta, al ser utilizado por la NASA, principalmente en la fabricación de antenas de naves y satélites espaciales. Es este material, el que impulsa el desarrollo de los sistemas rotatorios en endodoncia. Estos instrumentos tienen la característica de ser muy flexibles, por lo que pueden trabajar dentro de los conductos radiculares impulsados por un motor de baja velocidad, ejecutando una rotación de 360º hasta en los conductos curvos. De esta manera se combina la instrumentación manual convencional con la mecanizada consiguiendo así un resultado final con alta precisión, mejor limpieza, irrigación y terminación de los conductos, menos fracasos y unas restauraciones más duraderas. Los sistemas rotatorios constituyen la tercera generación en el perfeccionamiento y simplificación del tratamiento de los conductos de las raíces, y pueden ser considerados como un cambio radical en la actividad diaria del endodoncista, permitiendo una reducción en el tiempo del trabajo y mayor calidad en beneficio del paciente.